El arte de amar tus problemas

El arte de amar tus problemas

¿Te has planteado alguna vez si respetas verdaderamente tus retos?¿Tus dificultades? Piénsalo unos segundos…¿Has llegado a amar tus problemas?

Tus problemas como indicadores de realización

Soy FAN absoluta de Danielle LaPorte y hoy en su última entrada sobre cómo amar tus problemas me ha hecho reflexionar bastante sobre esto.

Danielle nos hace ver que si estamos tomando las decisiones correctas en nuestra vida, los problemas que vienen inherente a ellos no deberían afectarnos ni minarnos nuestra moral.

Si has decidido emprender (como yo) puede haber miles de pequeños problemas que van a aparecer en tu camino, desde que hayas escogido y configurado tu crm y al final tengas que cambiarlo porque en España es necesario incluir el IRPF, que un cliente no te llame, que se equivoque tu asesor, que se te vaya internet en casa…etc.

Si estás en una relación en pareja tendrás retos de convivencia, de intimidad, de entendimiento y crecimiento, la aceptación y el respeto de sí mismo y del otro, no tener tanto tiempo para sí mismo, retos individuales y en pareja, etc.

Si has elegido el camino creativo te encontrarás bloqueos, cambios de ideas, el reto de superarte, innovar, conseguir transmitir, mejorar tu técnica o tu arte, aprender a venderte, etc.

Piénsalo de esta forma, ¿valoras más tener el problema que no tenerlo? Entonces estás en el camino correcto.

Si escoges un camino y sus correspondientes dificultades no iluminan tu corazón, o no los percibes como oportunidades de crecimiento y mejora….es que quizás ese no es tu camino.

No pasa nada si te das cuenta de que eso es así.

Estás un paso más cerca de lo que realmente te llena.

Cuando amas los problemas, la soluciones aparecen

Y es que el arte de amar tus problemas no es fácil, porque implica que dejas de verlos como obstáculos sino como oportunidades. Estamos muy acostumbrados en nuestra era a quejarnos por todo pero realmente no nos detenemos a valorar lo que tenemos ni a pensar que en este mundo todo es dual.

Aún no vivimos en un mundo donde algo puede ser perfecto y se alcanza de forma sencilla e iluminada. En esta vida nos vienen retos que superar, problemas que convertir en soluciones y aunque en todo nos vaya genial siempre hay algo que tenemos que trabajar para evolucionar.

Yo tengo claro que el camino que he escogido es el que quiero. Quiero tener una pareja con la que trabajo mano a mano, quiero emprender, quiero vivir de mi trabajo, quiero aportar al mundo, quiero conocerme mejor a mí misma y ser más auténtica.

Por lo tanto a partir de ahora cuando me surja un inconveniente o problema, lo abrazaré con todo mi corazón porque es un recordatorio de que estoy en el camino indicado. El que yo he escogido.

Es un paso más para crecer.

Por ejemplo, si mis técnicas de descongelación de la comida es un “problema” entre mi novio y yo, es importante pararse y agradecer que existe ese problema, es un recordatorio de que no estoy sola y estoy con la persona que más quiero viviendo.

Estoy dispuesta a hacer el trabajo que me corresponde y disfrutar de los pros y los contras.

Tal y como ella dice:

Si tomas elecciones intencionadas tambien deberías enfocar tus obstáculos como oportunidades de ser más creativo, innovador, fuerte y cercano de lo que tú quieres ser y de la gente con la que quieres estar.

Y vosotros..

¿Amáis vuestros problemas?

 

Photo by David Edelstein on Unsplash

leave a Comment

Your email address will not be published.*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Saber mas

ACEPTAR
Aviso de cookies

Centro de preferencias de privacidad

¿Quieres cerrar tu cuenta?

Se cerrará tu cuenta y todos los datos se borrarán de manera permanente y no se podrán recuperar ¿Estás seguro?